lunes, 2 de julio de 2007

¿Por qué no se puede echar a un funcionario?

En España el puesto de funcionario es, en principio, para siempre. Y, aunque cabe la posibilidad de prescindir de sus servicios, ésta opción tiene caracter absolutamente excepcional y se encuentra enormemente restringida. Vamos a ver por qué:

En el siglo XIX la inestabilidad política era la causa directa de incesantes cambios en el Gobierno con el subsiguiente movimiento de plantilla de la Administración Central/Estatal. Además, la falta de criterios de meritocracia en el acceso y la selección digital (a dedo) del personal por parte de los gobernantes de turno supusieron la continua ineficacia material de la misma. Ante esta situación caóica, rotatoria y cíclica se adoptó la decisión de estabilizar al menos la base de ejercicio de las políticas públicas mediante la perpetuación de los puestos de trabajo de los funcionarios. De esta forma se conseguía que las personas que lograban cargos públicos fuesen siempre las mismas a pesar de los cambios de Gobierno que pudiese haber.

Dos siglos después y en la actual España democrática-constitucional, esta medida de prevención frente a la inestabilidad política empieza a ver su fin. Cada día el porcentaje de insatisfacción popular con el rendimiento del funcionariado crece de manera exponencial. Por esta razón han surgido tímidamente pero crecientes en número y autoridad, propuestas para rebajar notablemente el grado de protección al funcionario en aras de la normal productividad, eficiencia, economía, eficacia, rendimiento y satisfacción de la Administración en su enfoque a los procesos, a los resultados y al ciudadano, cliente-contribuyente de los servicios públicos y primordial demandante de calidad en ellos.

La perpetuidad del puesto de funcionario resiste gracias a la presión del ingente número de funcionarios de la Administración que no quiere perder su estatus privilegiado y gracias también a los nuevos programas por los que se incentiva la productividad y la mejora continua de la propia Administración, que pretenden reciclar los puestos obsoletos y premiar la excelencia en el trabajo.

En definitiva, la tendencia actual a medio plazo parece ir hacia una aceptación cada vez más generalizada de que se acabe por prescindir de manera definitiva de los funcionarios que no cumplan con unas mínimas expectaticas en el desarrollo de sus funciones y, por otro lado, de premiar a los que las alcancen e incluso las excedan.

Nota: Recomiendo leer las respuestas a esta entrada. En especial las de Aidan y Dheiirba.

Ya tienes la siguiente pregunta en portada

26 comentarios:

Flame dijo...

A los funcionarios sí se les pueden echar... pero esta no es la pregunta.

Es difícil echar a los funcionarios, porque no es un puesto de trabajo normal y corriente, hacerse funcionario es un nombramiento, en un honor que se le concede a la persona.

Aidan dijo...

A los funcionarios no se les puede echar, en tal caso sí se les puede suspender de empleo y sueldo por un tiempo, pero nunca despido. Y para poneros un ejemplo mirad esta web: http://www.20minutos.es/noticia/243277/0/suspenden/funcionarios/castillo/

Los funcionarios en España, no pueden ser despedidos, ya que firman un contrato vitalicio, por el que conlleva al derecho d eno ser despedidos, tal y como explcia ene ste texto que conseguí en elpaís.com:
"En los últimos dos años, el personal de los gobiernos autonómicos ha crecido el 5,4%, lo que supone la contratación de 63.178 nuevos trabajadores públicos, según datos facilitados por la Administración central. Lo cierto es que cada vez más jóvenes opositan para obtener un puesto público que, entre otras ventajas, suele contar con horarios flexibles y mayor seguridad laboral (al firmar contratos vitalicios, los funcionarios no pueden ser despedidos).

"La particularidad de estas oposiciones es que son procesos selectivos en los que se mide el mérito, la capacidad y las competencias en igualdad de condiciones, sin discriminaciones sexistas ni favoritismos por apellido", explica Jesús Pérez, consejero delegado del centro de estudios Adams, que lleva 50 años formando alumnos para obtener empleos tanto en el sector público como en el privado.

A su juicio, "quienes superan unas oposiciones, para las que pueden llegar a estudiar durante dos años, demuestran mucha fuerza de voluntad y disciplina", dos cualidades muy valoradas en el ámbito de la empresa. "Aunque el aprobado siempre depende del candidato", concluye Pérez, "les facilitamos todo este proceso, orientando sus estudios para optimizar sus esfuerzos"."

Espero que con eso sirva

Aidan dijo...

la web no s epegó entera, aver si aquí si:
http://www.20minutos.es/noticia/243277/0
/suspenden/funcionarios/castillo/

Ferran Garriga dijo...

Pues yo creo que no se puede despedir a un funcionario porque un funcionario no trabaja para una empresa. Una empresa tiene como objetivo ganar dinero y tal, pero un funcionario trabaja para el estado y el objetivo es ofrecer un servicio al ciudadano. No se le puede echar por que al hacerlo se le está diciendo que no puede ofrecer dicho servicio al ciudadano despues de haver aprobado unas oposiciones y que el estado las dé como válidas y aprobadas. Echar a un funcionario significa que el estado se ha equivocado al conceder la plaza a dicha persona... Supongo que debe de ir por ahí el tema.

Un saludo y acabo de descubrir éste blog ! :D

Xavy dijo...

En realidad si se les puede echar o dichod e otra forma suspender indefinidamente de sueldo y empleo, pero solo se hace en casos muy flagrantes de abandono de sus tareas. Este es el único caso ya que como se ha dicho, el contrato de un funcionario es vitalicio

Dheiirba dijo...

No todos los funcionarios son iguales existen dos tipos: funcionarios de carrera o funcionarios interinos.

El funcionario de carrera es aquel que en virtud del nombramiento legal desempeñan servicios de carácter permanente, figuran en las correspondientes plantillas y perciben sueldos o asignaciones fijas con cargo a las consignaciones de personal de los Presupuestos Generales del Estado.

En cambio, son funcionarios interinos los que, por razones de justificada necesidad y urgencia, en virtud de nombramiento legal y siempre que existan puestos dotados presupuestariamente, desarrollan funciones retribuidas por las Administraciones Públicas en tanto no sea posible su desempeño por funcionarios de carrera y permanezcan las razones de necesidad o urgencia. Por tanto, la característica que los diferencia esencialmente de los funcionarios de carrera es la no permanencia en el puesto.

Ademas el articulo 14 del Estatuto Básico del Empleado Público dice:

"Los empleados públicos tienen los siguientes derechos
de carácter individual en correspondencia con la
naturaleza jurídica de su relación de servicio:
a) A la inamovilidad en la condición de funcionario
de carrera.
"

Aunque tambien establece los motivos por lo cuales se puede perder la condicion de funcionario de carrera.

"Son causas de pérdida de la condición de funcionario
de carrera:
a) La renuncia a la condición de funcionario.
b) La pérdida de la nacionalidad.
c) La jubilación total del funcionario.
d) La sanción disciplinaria de separación del servicio
que tuviere carácter firme.
e) La pena principal o accesoria de inhabilitación
absoluta o especial para cargo público que tuviere carácter
firme."

Por tanto al funcionario no se le puede despedir ya que la ley le ampara, pero a través de medidas judiciales se le puede inahabilitar de manera permanente nunca despedir.

http://www.map.es/iniciativas/
mejora_de_la_administracion_general
_del_estado/funcion_publica/
estatuto_funcion_publica/parrafo/0/
document_es/Estatuto_BOE.pdf

Anónimo dijo...

EN REALIDAD SE LES PUEDE ECHAR, PERO CON ENORMES RESTRICCIONES.

EN CUALQUIER CASO, LA BASE HISTÓRICA RESIDE EN EL SIGLO XIX, CUANDO CADA CAMBIO DE GOBIERNO CONLLEVABA EL CESE FULMINANTE DE TODA LA ADMINSITRACIÓN, PARA PONER A SUS AMIGITOS, LO QUE GENERABA LA FIGURA DEL CESANTE, UN SEÑOR SIN NADA QUE HACER HASTA QUE SU PARTIDO VOLVÍA A GANAR Y RECUPERABA SU PUESTO.

Y CLARO, ESO DESESTABILIZA HASTA AL SANTO JOB, ASÍ QUE SE INTENTÓ DOTAR DE CIERTA ESTABILIDAD A LA INSTITUCIÓN MANTENIENDO LOS PUESTOS AL MARGEN DE LOS VAIVENES POLÍTICOS, A EXCEPCIÓN DE LOS MÁS ALTOS PUESTOS DEL ESCALAFÓN (SECRETARIOS DE ESTADO Y MINISTROS, QUE NO TIENEN QUE SER FUNCIONARIOS), DONDE LA ADMINSITRACIÓN PÚBLICA CONFLUYE CON EL GOBIERNO.

AL

Salón de sol dijo...

los funcionarios no son trabajadores legalmente hablando, no se rigen por el Estatuto de los trabajadores, sino por el de la Función Pública, ya que están sujetos a relación funcionarial, de ahí sus "derechos".
Algo que viene de tiempos del Caudillo Paco.
Salu2.

steamboy dijo...

Pues porque despues de unas elecciones, si hay cambio de partido, podrian ser todos despedidos

Administrador dijo...

Gracias por concursar!

La pregunta esta vez ha sido un poco más difícil de lo normal pero habéis conseguido acercaros mucho a la respuesta correcta e incluso acertar de lleno en algún caso.

En realidad el primero que ha contestado totalmente bien ha sido Al (3ptos).

Stemaboy se ha subido al carro con una respuesta brevísima pero también correcta (1pto).

Dheiirba ha hecho un excelente trabajo de investigación que ayuda a aclarar el tema, pero no da con los motivos históricos de la protección al funcionario.

Aidan, lo mismo: un buen trabajo de investigación con noticias de actualidad y también dando fuentes (gracias) pero se aleja de las razones que amparan al funcionario.

Flame, Ferran Garriga y Salon del sol: Esta vez no ha habido mucha suerte. ¡Seguro que con la siguiente pregunta subís al ranking!

Gracias a todos por participar.

Uatu dijo...

Me pregunto yo... ¿el rollo este vitalicio existe también en otros países o se da sólo aquí?

Tommy dijo...

Se tiene la creencia de que casi siempre cuando algo va mal se puede mejorar considerablemente. La realidad es que muchas veces va a peor. Puede que los funcionarios lo hagan mal, pero a lo mejor el dia que todos los cargos publicos se privaticen nos damos con un canto en los dientes.

Anónimo dijo...

Soy funcionario.
Hay dos problemas fundamentales para poder establecer un mecanismo para despedir funcionarios como se hace en la empresa privada:
1-¿Quién va a decidir si alguien debe ser despedido? ¿un funcionario de un puesto superior -grupo A-? ¿quién despediría a estos?. Tendría que ser alguien en un cargo político, con lo que ya la tendríamos montada, sobre todo en un país tan cainita como este.
2-Las administraciones públicas no pueden actuar de forma arbitraria. Incluso aquellos que están contratados como personal laboral para las administraciones no pueden ser despedidos en la práctica.

Fijaos que en casi todos los casos de trabajadores de la privada que son despedidos, el juez determina que se trata de un despido improcedente.

elzo dijo...

Que no puedan prescindir de ellos tan fácilmente tiene sus ventajas. Si hay alguno con principios y es consciente de que se llevan a cabo chanchullos podría denunciarlos sin miedo a represalias. Por desgracia en la práctica no es tan sencillo, si bien podrían no despedirle sí podrían hacerle la vida imposible con relativa facilidad. Arriconándole, otorgándole demasiada carga de trabajo o incluso al revés, teniéndole toda la jornada laboral sin hacer nada que aunque parezca algo idílico psicológicamente no es muy bueno que digamos si tus compañeros te retiran la palabra y te aislan.

Dale dijo...

Sólo como curiosidad, quería añadir que en México todavía subsiste el sistema de funcionariado que había en España en el XIX antes de la reforma y que, a cada cambio de gobierno en una administración (recordemos que México es un estado federal), se produce un vaivén en TODOS los puestos de trabajo de la administración (desde los subsecretarios, hasta los mismísimos trabajadores de la limpieza). Sin duda esta es una de las razones de la baja eficiencia del sistema administrativo mexicano ;)

Anónimo dijo...

quiero responder a la pregunta de autu...

soy griega y funcionaria en grecia. En grecia pasa exactamente lo mismo. nuestros contratos son vitalicios.
pero aqui, hay ciertos puestos que estan ocupadas por personas politicas...pues esas cambian cada vez que cambia el gobierno...

no te preocupes. no pasa eso solo en espana....

las oposiciones son una pasada tambien aqui...

Crlos Sobriera dijo...

Pues por que al gobierno le importa un huevo

Radix2 dijo...

Yo no tengo la solucion milagrosa pero lo que es seguro es que esto debe cambiar.
El mes pasado me quede de piedar al oir a un conocido que es profesor de secudaria, quien educa a los chavales que:

"Ahora no tengo por que esforzarme mas, he trabajado duro dos años para aprobar las oposiciones y he ganado el derecho a no tener que trabajar ahora"
Y lo decia totalmente convencido, mi trabjao consiste en aprobar la oposicion, no en enseñar despues

Eneas dijo...

Yo tambien soy funcionario de la Admon publica y os aseguro que el que hecho de que no se nos pueda despedir arbitrariamente es una garantía para todos porque de hecho en la practica el sistema funciona y sirve de contrapeso impidiendo que los cargos políticos hagan lo que les venga en gana (que lo harían os lo aseguro), de hecho mientras sigamos siendo una democracia va ha haber alternancia de poder a estos efectos seguimos en el siglo XIX gracias a Dios.

Jorge Gajardo Rojas dijo...

Me parece bien el sistema.De lo contrario los cargos serian asignados con criterio politico.Ademàs se supone que se seleccionan y concursan.No veo el problema salvo que se quiera transformar a la Sdministracion publica en una Empresa privada comno pretenden algunos en Sudamerica.

Francesc dijo...

Hola,
Soy funcionario de una Diputación y sólo quería hacer una apreciación.

Es incorrecto decir que los funcionarios tenemos un contrato vitalicio. Un funcionario no tiene contrato, sinó que tiene un nombramiento.

Es decir, el Presidente de la Diputación/Alcalde de un Ayuntamiento.... te nombra como funcionario después de un proceso selectivo.

Los contratos existen en la esfera de los empleados laborales, que se rigen por los estatutos de los trabajadores.

En cambio, los funcionarios nos regimos por el derecho administrativo.

Y como bien explicáis, uno de los derechos del funcionario es la permanencia en el cargo.

Un saludo,
Francesc

Anónimo dijo...

estoy medio boracho porque estoy harto. soy funcinario

Anónimo dijo...

sinceramente para el trabajo que desempeña un funcionario no merece la pena ni pagarle... parece increible pero la mayoria estan de baja por depresion. Debido a tanta baja hay que contratar a personas sustitutas...por lo tanto lo ciudadanos pagamos doble. la baja del funcionario y el salario de su sustituto. sincerametne votare al primer candidato que reduzca lo mas posible los salarios de los funcionarios o permita su libre despido.

para que oposita la gente? preguntenselo...la respuesta es siempre la misma "para trabajar poco y ganar un sueldo fijo". asi que mucho esfuerzo al principio pero luego a la porra todo. ¿que merito hay ahi? de que sirve cojer a los mas estudiosos si luego no sirve de nada?

sinceramente no se para que pago mis impuestos. lo peor es que esto puede degenerar en una privaizacion y eso si que sera negativo para todos. y todo esto por culpa de una mentalidad que mejor ni hablar de ello de lo vergonzoso que resulta.

ojala acabemos pronto con esta lacra de incompetentes que pueblan nuestro pais (aunque en otros tambien la hay)

Anónimo dijo...

Buenas:
Voy a contar varios casos que a mi me dejan de piedra.
Se de una delegacion de hacienda en Extremadura, en la cual entra un funcionario a las ocho, se van turnando, ficha por todos y los demas llegan a las nueve.
Se de gente de la comunidad de Madrid que en su jornada de funcionario se va de compras al Corte Ingles. he sufrido en mis carnes el corporativismo exacerbado de funcionarios de la Junta de Extremadura, y no explicare el caso porque es algo muy personal, pero dire que anteponen sus puestos de trabajo al bienestar de un mernor.
Tuve un accidente en el cual me echaron de la carretera y el contrario se dio a la fuga. Resulto ser el padre de un guardia civil y evidentemente en el juicio ni se presento y quedo impune. La justicia deberia ser independiente, pero quiza no sea asi.
Conozco funcionarios que empiezan su jornada a las 9:00 Am y terminan a las 13:00. Eso si, cobran como si diesen la jornada completa.
Conozco casos en los que se dice a los sustitutos que no se de informacion a los ciudadanos, para que no les toque trabajar a ellaos.
Conozco medicos que dan de baja por emfermedad a las embarazadas, cuando eso no es una enfermedad, a no ser que tenga otros sintomas, pero no es el caso, se da de baja por sistema.
En fin que podria seguir y no terminaria.
De todas formas la culpa de esto la tienen los politicos, de los cuales tambien conozco bastantes desastres, no en vano he sido uno de ellos durante algun tiempo, y he visto cosas que no me han gustado, de lo cual podria hablar en otro post. Los politicos no se atreven a controlar este tema, porque despues serian controlados ellos y eso no les interesa.
Un ultimo caso, me han ofrecido dinero por hacer un proyecto de edificacion en un estudio de arquitectura en el cual trabajaba el tecnico de urbanismo del ayuntamiento. Me lo ha ofrecido el propio funcionario. Evidentemente yo no iba a pagar el importe del proyecto, era para otra persona, pero en este caso ese proyecto se realizo en otro sitio. Los funcionarios tampoco deberian trabajar fuera de la administracion. A lo mejor asi, trabajaban dentro, que es lo que hace falta.
La guardia Civil pasa a la reserva con 20 años de servicio. Que lo llamen como quieran, pero al fin y al cabo es cobrar sin trabajar. El resto de los trabajadores de España no podemos hacer esto. A que vienen estos privilegios? Es que su trabajo es mas importanta que el de cualquier ingeniro, barrendero o pastor.
Por mi parte intentare pagar lo menos posible a la administracion, es la unica forma que tengo de protestar contra estos desmanes. Si quieren dinero que trabajen como todo hijo de vecino.
Lo dicho, una autentica verguenza en la que nadie quiere hacer nada.
Saludos a todos.

Anónimo dijo...

Para el amigo funcionario que pregunta por quien va "despedir" a un funcionario". Le voy a dar una idea que goza de una excelente salud en otros lugares de futuro; un trabajador no funcionario altamente INCENTIVADO para hacerlo si puede demostrar delante de un juez que es un incompetente, cosa que hoy y salvo honrrosísimas excepciones tiene harto fácil.

Para otra ocasión dejo los comentarios a la "vocación de servicio", que cambiaría directamente por la "vocación de desayuno y gandulísmo". Que no se ofendan las excepciones(Eres una excepción si al menos 5 veces en semana se te pasa por la cabeza mandar al carajo tanta incompetencia y falta de implicación POR QUE VALES PARA MÁS. Vale también si te engañas luego diciendote que puedes cambiar la situación desde dentro y te quedas a CURRAR).

En cuanto al que pregunta por lo que pasa en otros paises según he leído en un libro que además recomiendo "Reinventar el Estado del bienestar. La experiencia de Suecia". En esas avanzadas sociedades, sólo un limitadísimo grupo de funcionarios de lo que sería nuestro grupo A cuentan con inamovilidad en sus cargos. La eficiencia está más que probada, para el simpático que anuncia un final apocaliptico si se acaba con su inamovilidad.

También para él y en mi humildísima opinión...teniendo en cuenta lo que cuesta, para esto que tenemos mejor no tener nada. No me imagino que vaya a funcionar peor si los funcionarios no pudieran ser despedidos como cualquier otro trabajador.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Un funcionario no tiene derecho a cobrar paro aunque lleve decenios trabajando y además puede ser inhabilitado y puteado con insidias, rumores y falsos testimonios de compañeros, superiores, inferiores y/o admin istrados.

Muchos , que llamáis vagos a los funcionarios por el tema bajas depresiones no tenéis ni idea de lo que puede estar soportando un funcionario y muchas veces por ser decente y tratar de servir imparcialmente sin someterse servilmente a políticos corruptos y fanáticos que quieren colocar a los suyos y/o convertir la función pública en su coto de reserva privado particular.